31 mayo, 2017 AuToMon3FD597

EN BUSCA DE UN ASIENTO VERDADERAMENTE CÓMODO: MAZDA PRETENDE IMPRESIONAR A LOS CONDUCTORES.

El rendimiento del motor y del chasis, así como la bella estética del vehículo son fundamentales para cualquier automóvil Mazda con SKYACTIV® TECHNOLOGY y el famoso diseño KODO – Alma del Movimiento. Sin embargo, cada miembro de la comunidad R&D (Investigación y Desarrollo) de Mazda sabe que una persona cuando conduce, lo hace sentado. Debido a que el asiento del automóvil ocupa casi en su totalidad el área del conductor, la comunidad sabe que el asiento juega un papel fundamental en la creación de una experiencia de manejo verdaderamente cómoda y libre de estrés.

El primer paso del equipo en la búsqueda para encontrar el asiento ideal se llama “Seat Feeling Evaluation” o Evaluación de las Sensaciones del Asiento. Las voces de los usuarios de Mazda, así como sus sentimientos y las impresiones expresadas en las pruebas de manejo, fueron comprobadas una a una. Los miembros del equipo comenzaron reproduciendo diferentes sensaciones mencionadas por los usuarios y los controladores de prueba, tales como: “el asiento se sentía rígido” o “el asiento causó dolor de espalda”.

Las sensaciones abstractas son experimentadas por los miembros, para luego cuantificarlas. A través del importante proceso de cuantificación, todas las sensaciones se traducen en las especificaciones de los asientos – la longitud y la elevación en milímetros, la distribución de la presión y el grado de elasticidad. Los miembros también experimentan sensaciones físicas creadas por diferentes patrones de especificación con su propio cuerpo e identifican la mejor combinación posible del asiento de coche. Se puede pensar que 1 o 2 milímetros son insignificantes, pero esa pequeña diferencia puede generar un impacto significativo en cómo la diferencia es percibida por el cuerpo humano. La traducción del tacto a las especificaciones del asiento para su comercialización no es fácil, sus complejidades y sutilezas van más allá de la imaginación de un simple mortal.

El asiento también desempeña un papel importante en la búsqueda continua de Mazda para llevar más allá su filosofía “Jinba-Ittai”. Mazda sabe que conducir un auto con una postura totalmente relajada, sin ningún tipo de tensión en los músculos del cuerpo del conductor, es la mejor manera de controlar el vehículo. Pero un cuerpo totalmente relajado, sin ningún tipo de apoyo, puede carecer de estabilidad de vez en cuando, lo que dificulta el control del coche y reduce la celebración del manejo. Por esta razón, cada Mazda tiene un asiento diseñado para adaptarse al centro de gravedad del conductor, con la intención de mantenerse estable a lo largo de la experiencia de manejo.

A través de extensos estudios sobre el cuerpo humano, Mazda descubrió que ciertos ángulos de las articulaciones permiten al conductor utilizar de forma natural y rápida su fuerza. Los “ángulos de enlace articular” se inspiraron en la postura corporal de un astronauta en gravedad cero. Mazda cree que la postura corporal naturalmente relajada y sin ningún tipo de tensión muscular innecesaria, es fundamental para que el conductor realice una transición instantánea a la siguiente operación de conducción.

Cuando se toma una curva, el asiento del coche se convierte en una estructura de soporte que envuelve la parte superior del conductor con el asiento completo. La fuerza lateral en el cuerpo del conductor al tomar una curva es apoyada por una superficie que cubre un área más amplia de la parte superior para reducir la fatiga física. La espalda y la cintura del conductor se apoyan horizontal y lateralmente, ya que reducir el apoyo a la espalda y la cintura, pone a las partes del cuerpo bajo un estrés más físico. Equilibrar la reducción de la fatiga y el ajuste perfecto al cuerpo es uno de los secretos del asiento de Mazda.