21 julio, 2017 AuToMon3FD597

El motor rotativo de Mazda cumple 50 Años

Si hay una marca de automóviles conocida por su firme apuesta por los motores rotativos o Wankel, esa es precisamente Mazda, que llevó este tipo de motor no sólo a sus modelos de producción, sino también al mundo de la competición. Hoy se cumplen cincuenta años del primer vehículo Mazda con motor rotativo y aprovechamos la ocasión para hacer un repaso a su interesante historia.

Desde finales de los años sesenta la firma de Hiroshima ha fabricado casi dos millones de automóviles con esta tecnología y, aunque desde 2012 no tiene en su oferta ningún modelo con motor rotativo, Mazda aún no se ha dado por vencida en lo que respecta a este tipo de motores y, de hecho, espera poder escribir un nuevo capítulo en un futuro no muy lejano.

Mientras esperamos el momento en que Mazda decida recuperar el invento del señor Wankel para algún modelo icónico de la casa -las normativas de emisiones son su talón de aquiles-, vamos a echar la vista atrás para conocer cómo nació este tipo de motor, cuáles fueron sus principales ventajas e inconvenientes, y hasta qué punto fue capaz de marcar hitos en la historia del automovilismo.

El primer modelo con motor rotativo de Mazda cumple 50 años: repasamos su historia
El primer modelo con motor rotativo de Mazda cumple 50 años: repasamos su historia

El motor rotativo o Wankel, que recibe su nombre del ingeniero alemán que lo inventó, Felix Wankel, fue patentado en 1929. Tras la Segunda Guerra Mundial, Wankel continuó el desarrolló de su invento y empezó a colaborar con el fabricante NSU, interesado en la tecnología. En 1957, NSU y Wankel completaron el desarrollo de la primera aplicación de este motor, el llamado DKM(Drehkolbenmotor). Pero… ¿en qué consiste este tipo de motor?

¿Qué es un motor rotativo?

A diferencia de los motores convencionales de pistón, el motor Wankel está basado en una carcasa (estator o bloque) y un rotor de forma triangular y caras convexas en su interior, que realiza un giro de centro variable y transmite su movimiento rotativo a un cigüeñal ubicado en su interior (ver vídeo). Como en un motor convencional, es la presión de los gases de la combustión la que mueve el rotor.

El giro del rotor permite que las tres cámaras de trabajo (las delimitadas entre las caras del rotor y la carcasa) se vayan expandiendo y comprimiendo de manera alterna, lo que permite que se produzcan los cuatro tiempos o, para entendernos, la succión de la mezcla de aire y combustible hacia el motor, la compresión de la mezcla, el aprovechamiento de la energía de la explosión y la fase de escape de los gases resultantes (ver foto comparativa).

El primer modelo con motor rotativo de Mazda cumple 50 años: repasamos su historia
El primer modelo con motor rotativo de Mazda cumple 50 años: repasamos su historia
Fuente https://www.motorpasion.com/mazda/el-primer-modelo-con-motor-rotativo-de-mazda-cumple-50-anos-repasamos-su-historia