26 mayo, 2017 AuToMon3FD597

Artesanos con un creativo toque humano

Sin el modelado de arcilla, habría sido imposible traer a la vida nuestro diseño “KODO – Alma del Movimiento”, que captura la relación emocional entre el caballo y su jinete. Un modelador moldea en arcilla industrial un objeto en 3D, basándose en la idea que el diseñador le proporciona; esta combinación permite un conocimiento que es vital para traducir la relación del caballo y jinete como la unión entre el carro y conductor, para dar como resultado un vehículo.

Un objeto en 3D, es creado con arcilla industrial por un modelador, basándose en la idea que el diseñador proporciona, tomando información vital para traducir la relación del caballo y jinete en la unión entre la máquina y el conductor trayendo a la vida un carro real.

Ryosuke Nozaki es el maestro modelador de arcilla de Mazda, un artesano capaz de procesar la arcilla con precisión milimétrica. Para Nozaki, quien dice que el  modelado de arcilla es su verdadera vocación, crear el vehículo concepto Mazda SHINARI, esencia de nuestro diseño “KODO – Alma del Movimiento”, representa sin duda uno de los trabajos más memorables de su carrera.

“En el caso del SHINARI, había una imagen clara de lo que debíamos expresar desde el principio. Teníamos en mente una mezcla de los movimientos enérgicos de un animal y una belleza sutil que resulta poco convencional en un auto”, menciona Nozaki. “Como teníamos una imagen tan clara, el proceso de modelado de un diseño a escala de 1/4 a un modelo tamaño real, nos llevó tan solo seis meses.”

Aunque el modelado digital está ocupando gradualmente el lugar del modelado en arcilla, la computadora no podrá reemplazar por completo la sensibilidad y creatividad de un artesano, que es fundamental para reflejar los matices del diseño en un modelo 3D.

El diseño “KODO  – Alma del Movimiento” representa el espíritu de Mazda de hacer sus carros con un toque humano. Es por eso que Nozaki predice con confianza: “los modeladores de arcilla nunca desaparecerán, al menos no del departamento de diseño de Mazda.” Las manos encallecidas de Nozaki son evidencia de su identidad como maestro artesano con un creativo toque humano.

“Aprende con los ojos antes de escuchar un consejo” “Piensa antes de preguntar” Estos son los principios que se apegan al enfoque de los escultores de arcilla durante su aprendizaje en Mazda. Ryokei Ono pulió sus habilidades de novato siguiendo estos principios.

Ono decidió entrar a la industria automotriz tras quedar cautivado por el modelo conceptual SHINARI, definiendo así el futuro de su trayectoria profesional. En un principio, después de haberse unido a Mazda, Ono sentía la inquietud de modelar la arcilla en distintas formas, por lo que tomaba la iniciativa realizando modificaciones por su cuenta, en ocasiones, incluso más de lo que se le pedía. Sin embargo, su participación en el modelo conceptual HAZUMI fue el trampolín que lo impulsó a llegar al siguiente nivel.

El concepto HAZUMI, del cual deriva la esencia de diseño del nuevo Mazda 2, que reúne las características de una carrocería compacta y aerodinámica que encierra la filosofía de diseño KODO – Alma del movimiento. Ono, a quien le fue encomendada la tarea de diseñar el área que rodea los faros y supervisar el trabajo general de diseño, quedó perplejo por la complejidad que implica la composición de planos y líneas en el diseño exterior de un vehículo.

“Cuando se diseñan partes, por más pequeñas que sean, debemos ser muy meticulosos para que los planos y líneas mantengan una relación armónica con el coche pensando como un todo”, menciona Ono. “Aprendí que para hacer eso, es primordial observar con una mente abierta y entender el tema que nos da el carro. También me pude dar cuenta de la importancia que tiene descubrir la verdadera intención del diseñador, más allá de enfocarnos únicamente en aspectos tecnológicos”.

En el diseño Mazda, los escultores de arcilla son artesanos creativos, más que solo trabajadores. Los diseñadores y escultores realizan un intercambio de ideas en las que pueden incluso llegar a diferir. Esta cultura de flexibilidad mantiene activa la fuente de creatividad del diseño KODO- Alma del movimiento. El sueño de Ono ahora es diseñar un carro cuya belleza fascine a las personas tal y como el SHINARI ganó su corazón.